São Jacinto es un pueblo tradicionalmente de pescadores, perteneciente al concejo de Aveiro, en Portugal.

Es un pueblo pequeño, de unos mil habitantes, y muy tranquilo y pintoresco. Por un lado, los moliceiros (embarcación típica de la zona, utilizada por los pescadores) en la ría y, por otro, las dunas de la Reserva Natural, configuran el paisaje de São Jacinto.

Son cuatro calles, como quien dice y, para mí, es ideal para el workation porque es muy tranquilo pero tiene lo mínimo para cubrir las necesidades de un trabajo a distancia y de unas buenas y relajadas vacaciones.

Moliceiro

Moliceiros

Cómo llegar

A São Jacinto se puede llegar en ferry, desde Forte da Barra (Aveiro), o bordeando la ría: la segunda opción es más larga (unos 40 minutos más) pero merece la pena conducir por la ribera, ya que es un viaje muy agradable. La actividad de meter el coche en el ferry también es interesante (en el ferry cobran unos 2 € por persona y 8 € por el coche). Si no quieres esperar, mira con antelación los horarios del ferry, porque hay menos de uno cada hora.

Peajes

Si viajas en coche, es importante que tengas en cuenta que en Portugal casi todas las autopistas son de peaje y, en la mayoría, el sistema de pago es electrónico: por reconocimiento de matrícula o por VIA-T, así que tienes que darte de alta en el sistema para poder pagar y, si no lo haces, tendrás que pagar una multa.

Toda la información está en la web de Portugal Tolls.

Si llegas en coche desde España, o bien tienes un dispositivo VIA-T propio (con el que no tendrás problema para pagar) o bien tienes que asociar la matrícula del coche a una tarjeta de crédito. Para esto, hay puestos en las fronteras donde, sin bajarte del coche, puedes realizar esta asociación, que dura 30 días. Si el coche es alquilado, es importante que conserves el ticket para poder desvincular la matrícula a tu tarjeta de crédito cuando salgas de Portugal.

Si alquilas un coche en Portugal, la compañía de alquiler se encarga de asociar tu tarjeta de crédito y el coche suele tener VIA-T, así que no tendrás ningún problema.

Alojamiento

Para dormir en São Jacinto, lo mejor es alquilar una habitación o casa completa a través de Airbnb. Hay dos campings (uno municipal y otro privado) pero no hay hoteles o albergues; si buscas en Booking te aparecerán resultados “cerca de São Jacinto”, pero realmente están en Aveiro. Aveiro es muy bonito (lo llaman “la Venecia portuguesa”) y es una opción que no está nada mal, pero es más fácil enamorarse de São Jacinto.

sao-jacinto

Comida

Hay un par de supermercados pequeños, con los precios un poco subidos (que siguen siendo baratos si comparamos con Madrid), pero con todos los productos de primera necesidad.

Cerca de la ría hay varios restaurantes y pastelerías. Para comer pescado, el restaurante “A Peixaria” y para comer carne, el restaurante “Esplanada”.

Playa

Lo mejor de São Jacinto es la playa. Hay un chiringuito a la entrada, bastante barato para tomar algo y, una vez en la playa, todo es arena y naturaleza. La playa está muy limpia y apenas hay gente: si te alejas un poco de la entrada, estás solo.

Senderismo

Puedes darte un paseo por la Reserva Natural das Dunas de São Jacinto. Puedes elegir entre tres rutas, pero la más larga es una ruta muy fácil, adaptada a cualquier edad o preparación física. Paseando tranquilamente, la visita no tarda más de dos horas. Si quieres tomar algo, llévatelo, porque allí no se puede comprar ni comida ni bebida.

Comparto una imagen de la entrada a la Reserva, porque a mí me costó encontrarlo, ya que si buscas en Google Maps te indica una entrada que no es. Es obligatorio pasar por el puesto de información y que te den un folleto (para que, si te ve el guarda, sepa que has pasado por allí).

entrada-a-la-reserva-natural

Un poco de etnología

Los domingos, a las nueve de la mañana, hay Misa. Acude todo el pueblo, es una misa cantada, muy emotiva y, a la salida, puedes comprar un pan típico por 2 € que está buenísimo. Puede que presencies algún Bautizo, ya que el sacramento se realiza un domingo cualquiera y no se reserva una celebración exclusiva para la familia (como se haría en España).

Portugal: destino ideal para hacer workation

Para los españoles, Portugal es un país ideal para ir de workation:

  • Está cerca. Esto es siempre una ventaja, teniendo en cuenta, sobre todo, el ahorro en transporte: un avión desde Madrid a Oporto, ida y vuelta, te puede costar alrededor de 40 euros (irónicamente, lo mismo que la ida y la vuelta en taxi al aeropuerto…).
  • Es más barato. El coste de la vida en Portugal es menor que en España, por lo que gastarás menos en alojamiento y comida.
  • Tiene buen clima y buenas playas. En general, la costa de Portugal goza de muy buenas playas: kilómetros de playa, muchas veces virgen y sin apenas turistas.
  • El idioma. Portugueses y españoles nos entendemos perfectamente, cada uno hablando en nuestro idioma: es el ideal de la comunicación, cada uno expresándose como mejor sabe y con un entendimiento favorable.
  • La hospitalidad portuguesa. Generalmente, los portugueses son muy amables y simpáticos con los extranjeros.
  • Se come bien. En Portugal, se come bien. Buena huerta, buena pesca y buenos cerdos.
  • Buena conexión. La conectividad es muy buena en todo el país y puedes conseguir un MIFI 4G para WIFI con internet ilimitado por menos de 7 euros al día.

¿Has estado haciendo workation en Portugal? ¡Cuéntanos tu experiencia en los comentarios!