Un destino ideal para workation es un lugar donde haga buen tiempo todo el año, que sea barato, que se coma bien y que tenga una buena conexión a internet. Tailandia nos ofrece todo esto y, además, tiene buenas playas y muy buenas reservas naturales.

Cómo llegar

Desde España hay muchos vuelos baratos a Tailandia. Cuando inicié los preparativos de mi viaje al Sureste Asiático, busqué el más barato de todos los vuelos a cualquiera de los países de la zona. Lo más barato que encontré fue volar a Phuket con escala en Hong Kong.

Desde Phuket puedes volar a Chiang Mai por menos de noventa euros, aunque lo compres sin antelación. Air Asia será tu app de cabecera en tu viaje por el sureste asiático.

Sacar dinero

Nada más llegar al aeropuerto vas a tener que sacar dinero, porque Tailandia es un país que cobra en efectivo: te va a ser prácticamente imposible pagar con tarjeta en ningún sitio.

Una de las cosas que estaba en mi checklist de preparativos del viaje, fue conseguir una tarjeta que no me cobrara comisión por sacar del cajero en el extranjero. Sin embargo, la entidad del cajero automático, sí puede cobrarte comisiones por el reintegro. En Tailandia, en cualquier cajero que puedas encontrar fácilmente, te van a cobrar, independientemente de la cantidad que saques, 200 THB (5 €) de comisión. Así que si quieres ahorrar, haz una buena previsión del dinero que te vas a gastar, para tener que sacar la menor cantidad de veces posible.

Yo no recomiendo llevar dinero en efectivo y cambiarlo allí porque es preferible sacar lo que vayas a gastar en un futuro próximo en vez de llevar mucho dinero encima.

Internet

A mí me gusta estar siempre conectada, así que lo primero que hago nada más llegar al aeropuerto es comprarme una tarjeta SIM para tener 4G en mi smartphone.

La compañía AIS funciona perfectamente y es baratísimo: por 500 THB (13,25 €) tienes 4,5 GB de transferencia de datos durante un mes (y también algo de saldo en llamadas y mensajes, no presté atención a estas cifras, pero seguro que suficiente para tu viaje).
En el mostrador del aeropuerto ellos mismos te cambian tu SIM por la nueva y te configuran el teléfono para que funcione internet sin problemas. Te pedirán el pasaporte para asociar legalmente tu nombre a tu nuevo número tailandés.

Ojo con Whatsapp: no tienes que cambiar el número que tienes asociado en tu móvil a Whatsapp aunque cambies tu tarjeta SIM. No hagas nada en la configuración de Whatsapp: podrás seguir chateando con tu cuenta asociada a tu número español aunque en tu móvil tengas la SIM tailandesa. Whatsapp te va a funcionar aunque no tengas ninguna SIM en el teléfono, si te conectas a una red wifi. Te asocian a un número de móvil pero para usar Whatsapp no se usa la línea telefónica para nada: se usan los datos de internet.

En el alojamiento, normalmente, vas a tener wifi incluida en el precio de la habitación. Y en los bares y restaurantes, aunque no en todos, también es muy habitual que haya wifi gratis.

Alojamiento

En Tailandia puedes encontrar fácilmente habitaciones individuales con un escritorio cómodo para trabajar y baño privado por 5 euros.

En Chiang Mai conocí a Rita Ratasich, que es una joven austriaca que está haciendo un viaje de 3 meses y medio en bici por Tailandia, Laos y Camboya. Es una super mujer y ella lo sabe. Me contó que estaba pagando 4 euros por una cama en un dorm de 8-10 camas y baño compartido. La diferencia de precio que hay respecto a la habitación individual es inapreciable. A no ser que viajes con una tropa de amigos, mi recomendación es que pases de la habitación compartida en Tailandia y trabajes como un marqués en tu single room with private bathroom.

Puedes seguir las aventuras de Rita en su página de Facebook.

Phuket es más turístico y, por lo tanto, más caro, pero también puedes encontrar habitaciones individuales (y dobles) por 10-15 euros. Dependiendo de la temporada, el precio se puede triplicar.

Siempre es más barato reservar alojamiento en persona porque, desde internet, la página desde donde haces la reserva se lleva comisión. Si quieres tener una reserva preparada desde tu ciudad de origen, por tu tranquilidad, puedes reservar solo un par de días para tener alojamiento asegurado y luego ampliar la estancia desde allí acordando un precio.

Comida

En Tailandia lo mejor es comer en los puestos de la calle o en los restaurantes con sillas y mesas de plástico y mantel de hule: es donde comen los locales. La higiene a simple vista es más bien escasa pero, desde mi punto de vista, están más que legitimados por la cantidad de gente que come en ellos cada día.

Los primeros días tu estómago notará el cambio y te lo hará saber (antes o “después”), pero no te preocupes, que luego se pasa. Por si acaso, ten a mano tu botiquín.

Te acostumbrarás enseguida al picante y tu tolerancia irá subiendo con los días. Normalmente, los platos los sirven sin picante y hay botes en las mesas para que tú te pongas la cantidad que quieras. Hay platos que sí que son siempre un poco picantes como la ensalada de papaya o el Khao Soi. Si te van a poner picante, te avisan primero, porque están acostumbrados a que a los turistas europeos no les guste tanto el picante como a ellos.

Los ingredientes más habituales son: arroz, pollo, cerdo, noodles, brotes de soja, cilantro, pimiento, aceite de palma, leche de coco, curry y chili. Hay muchas combinaciones pero creo que la cocina tailandesa a pie de calle puede resumirse así.

En Phuket y en Chiang Mai tienen tarifas fijas para las comidas. No me refiero a que sean oficiales, sino a que en todos los establecimientos me cobraron exactamente lo mismo. Por ejemplo, en Phuket un plato de arroz cuesta 20 THB (0,50 €) y en Chiang Mai, la mitad. En Phuket una botella de agua fría de 50 cl, también cuesta 20 THB (0,50 €) y en Chiang Mai, la mitad.

Una comida (un plato de arroz con pollo o una sopa de noodles con carne) te puede costar en Phuket 60 THB (1,60 €) y en Chiang Mai, 40 THB (1 €).

Transporte

En Tailandia, por lo general, no hay una red de transporte público como tal. La mayoría de los tailandeses se mueve en su propio vehículo, que suele ser una moto.

Es habitual ver familias enteras en una sola scooter y circulan muchas fotos por Internet porque es digno de admirar, como las cuadrillas de albañiles, que van todos subidos, hombres y mujeres, en la parte de atrás del camión. Puntualizo “hombres y mujeres” porque he podido observar que siempre hay al menos un 20 % de representación femenina trabajando en la construcción.
Afortunadamente, hay muchas empresas de alquiler de motos, casi tantas como establecimientos de masajes o lavanderías. Te suelen cobrar 200 THB (5 €) por alquilar la moto 24 horas. Si la alquilas un día a las 10 de la mañana, la podrás devolver a las 10 de la mañana del día siguente.Es obligatorio entregar el pasaporte original para poder alquilar la moto y es importante que tengas en vigor el carnet de conducir internacional. Yo estuve un mes en Tailandia, alquilé moto tres veces y, las tres veces, me paró la policía (incluso cuando la tuve solo durante un día). En Phuket me dijo el policía que era obligatorio tener la licencia para moto de 125 cc, que no valía con tener el carnet de coche, pero como le dije que al día siguiente me marchaba a Chiang Mai, me dejó continuar. En Chiang Mai, me fue suficiente con enseñar el carnet internacional de conducir.

En Phuket es fundamental que alquiles una moto porque la experiencia va a ser radicalmente distinta. Es comparable con la diferencia que hay en Ibiza entre ir al Bora Bora o ir a San Miguel: no tiene absolutamente nada que ver. Mi recomendación es que te olvides de Patong y vayas directamente a Kata. En la moto podrás hacer excursiones a otras playas y a la montaña. Puedes cruzar la península de una punta a otra en media hora (por carreteras muy bonitas para ir en moto).

El litro de gasolina está a 25 THB (0,66 €) en gasolineras. Hay un surtidor específico para motos y está anunciado. En Phuket vas a encontrar puestos ambulantes con botellas de litro (como las de whisky) en cada esquina. En Chiang Mai tienes que ir a las gasolineras.  El importe mínimo para echar gasolina son 40 THB (1 €).

Para ir al aeropuerto o cambiar de población, vas a tener que coger un taxi: un tuk tuk. Se exhiben tablones de tarifas para cada trayecto, pero son excesivamente elevadas: habla con el taxista y consigue un precio mejor.

También hay algunos autobuses, que son como los tuk tuk pero más grandes, y son más baratos, pero siguen una ruta.

Lavandería

En el alojamiento lo habitual es que no dispongan de lavadora, por lo que tendrás que llevar tu ropa a la lavandería.

En Chiang Mai cobran 40 THB (1 €) por kilo de ropa, por lavar y secar. Por planchar, cobran un poco más, pero es muy barato. En Phuket lavan y secan por 70 THB (1.85 €).

Religión

La religión de los tailandeses es el budismo.

Tailandia, destino ideal

¿Has estado haciendo workation en Tailandia, el país de la sonrisa? Cuéntanos tu experiencia en los comentarios.