Una WordCamp no acaba hasta que no escribes sobre ella. Voy a empezar explicándote por qué fui a WordCamp Brighton 2018.

Este año, como sabes, he ido a todas las WordCamps que se han celebrado en España, e incluso a la WordCamp Europe, en Belgrado. Soy una apasionada de WordPress y una enamorada de las WordCamps.

Cuando me di cuenta de que en agosto no había ninguna WordCamp en España, me puse a mirar en WordCamp Central, a ver si había ese mes alguna WordCamp cercana. Así fue como descubrí WordCamp Brighton, que se se celebraba del 17 al 19 de agosto. ¡Y, cuál fue mi sorpresa, cuando vi que mi amiga Piccia era ponente! Y no solo eso, también vi caras conocidas entre los demás ponentes y entre los asistentes. Así que no me lo pensé dos veces.

Hablé con Piccia y ella me ayudó a proponerme como voluntaria, pues ya estaba cerrada la llamada a voluntarios, pero la abrieron para que pudiera registrarme. Muy amablemente, Neil Hart me admitió en el equipo.

El equipo de voluntarios

Decidí acudir como voluntaria, porque ya que iba a viajar sola y ya que, digamos, no hablo un perfecto inglés británico, ser voluntaria suponía una gran ventaja, ya que me permitiría integrarme en el equipo y conocer a gente allí enseguida. Además, viviría la organización del evento desde dentro, algo que siempre es interesante.

Desde el principio, Neil me envió algunos correos con instrucciones sobre las tareas y reuniones de organización. Nos comunicaríamos por el canal de Slack de UK WP Community. Allí estaban todos los organizadores y voluntarios.

Para aprovechar el viaje y practicar mi oxidado inglés, reservé una semana en una habitación en una casa por AirBnb. Así que llegué a Brighton dos días antes de la #WCBTN y se me ocurrió preguntar en el canal de Slack si alguien conocía algún sitio de coworking gratis o barato para ir a trabajar.  Como buena autónoma, soy más de workation que de vacation.

Y entonces ocurrió una de esas cosas tan maravillosas por las que amo la Comunidad WordPress: Laura Nelson, organizadora de la WordCamp, me dijo que podía ir a trabajar a su oficina cuando quisiera (gratis, claro). Laura es responsable de Marketing de Pragmatic, una de las agencias de desarrollo web con WordPress más importantes del Reino Unido. Disfruté muchísimo mi estancia en aquellas oficinas, se estaba tan a gusto. ¡Gracias una vez más, Laura!

Esta Comunidad es increíble. Ser WordPresser realmente te abre muchas puertas —literalmente—.

El Clarendon Center

Neil nos citó a todos los voluntarios un día antes, para el montaje en el Clarendon Center. El venue era un edificio un poco laberíntico y dedicamos un rato a conocer los recovecos, las distintas estancias, escaleras arriba y abajo, carteles y más carteles. La verdad es que estaba todo muy bien señalizado y era muy fácil orientarse.

Sala organizadores ponentes

Sala para organizadores y ponentes (con unas vistas preciosas de Brighton)

Wapuu wcbtn

Wapuu

Decoramos el edificio con banderitas de color púrpura y quedó todo estupendo, muy festivo. Una WordCamp es la fiesta de la Comunidad local, así que tenía todo el sentido.

Uno de los patrocinadores, la empresa de hosting 34sp, tenía una máquina de recreativos en el stand. A quien consiguió la puntuación más alta le dieron un regalo en los closing remarks.

Durante el montaje hice buenas migas con Richard Wells y Mariette Jackson. Para los dos era su primera WordCamp y les estuve contando algunas cosas interesantes sobre las WordCamps en España. Fueron muy amables conmigo y cada vez que me veían me hacían alguna pregunta simple para darme conversación, como que si era la primera vez que estaba en Brighton y cosas así.

Después del montaje, algunos nos fuimos al pub.

La chica que sale a mi lado en esta foto es Emma Costello. Estuvo trabajando duro durante meses en la organización de la WordCamp pero no la pudo disfrutar porque justo ese fin de semana tenía una boda y tuvo que marcharse. Eso es generosidad.

Los chicos de la foto son también organizadores: Jeremy Brown, que estuvo haciendo fotos y es muy simpático (me dijo que hablaba inglés perfectamente, super amable); Elliot Taylor, que tiene tanta energía que no habíamos empezado la WordCamp y ya estaba preguntando si nos apuntábamos a la del año que viene; y Neil Hart, el tipo serio que se ocupaba de mantener a raya a los voluntarios.

Son todos gente estupenda, de verdad, estuve en Brighton como en casa, desde el primer momento hasta el último. ¡Sois geniales, chicos, muchas gracias!

Cena de ponentes

La cena fue tipo cóctel, de pie, en un pub, y la verdad es que me lo pasé fenomenal, charlando con unos y con otros. Algunas frases las sacaba por contexto, pero en general, creo que seguí bastante bien el hilo de las conversaciones.

Conocí mejor a Luna Carmona, que me la había presentado Laura el día anterior e hicimos juntas el reconocimiento del terreno en el Clarendon Center. Como es de Coslada, en cuanto nos quedábamos solas aprovechábamos para hablar tranquilamente en español y la verdad es que lo agradecíamos las dos, aunque ella tiene un perfecto acento escocés (vive en Glasgow desde hace 3 años).

Estuve charlando con Alain Schlesser y con Carole Olinger,  ya que conocía a Carole solo por correo, por cuestiones de trabajo, aunque habíamos coincidido el mes anterior en WordCamp Sevilla, pero  no habíamos llegado a hablar, cosas que pasan.

Acreditaciones

Me tocó estar en acreditaciones. Pensé que iba a ser difícil porque tenía que preguntar un montón de cosas a los asistentes y no sabía si me iba a enterar bien de lo que me respondían, pero luego vi que los demás también tenían que pedir que les deletrearan los apellidos para poder entenderlos y tachar el nombre en la lista, así que me relajé.

A cada asistente le preguntábamos el nombre y en la lista teníamos que fijarnos en:

  • La talla de la camiseta que teníamos que entregarle (si la había solicitado en el registro).
  • Si tenían alguna peculiaridad alimenticia, les poníamos una pegatina con un círculo verde en su acreditación.
  • Si no querían que les hicieran fotos, les poníamos otra pegatina.

A cada persona le dábamos junto a la acreditación y el lanyard, un rotulador (o varios, de colores) para que pusiera su nombre, de qué se le podía preguntar, de qué quería hablar y algo sobre Brighton. Algunos se tomaban su tiempo y otros simplemente ponían el nombre y ya está.

En la bolsa de bienvenida venía una taza para el café y una botella para agua, ambas rellenables. También una baraja de cartas y un chisme de esos que se ponen detrás del móvil para agarrarlo bien y que sirva de soporte. Gracias a los patrocinadores por este swag tan molón.

En el equipo de voluntarios estaban también Monique Dubbelman y Jacob van der Wel. Con Jacob estuve mano a mano trabajando en las acreditaciones, pues ambos estábamos en la fila L-Z. A Monique la conocí en la WordCamp Europe, que lideró el equipo de Diseño del Contributor Day, y esta vez tuvimos ocasión de charlar un poquito más.

Primer día de ponencias

Al estar en acreditaciones, lamentablemente, me perdí la ponencia de Piccia. Como solemos decir, siempre nos quedará WordPress.tv. Sí pude ver la charla de Sabrina Zeidan, porque me tocó estar en esa sala cerca de la puerta. Sabrina es experta en WordPress Multisite y dio una charla sobre cómo aprovechar esta tecnología para venderla como un servicio (SaaS). Conocí a Sabrina en la after party de WordCamp Europe en Belgrado y me cayó fenomenal, es una crack.

Entre ponencia y ponencia estuve hablando con Alexandra Spalato que, aunque tiene nombre italiano es francesa, vive en Barcelona y habla español con acento catalán e inglés con acento francés. Y es una crack de la programación con JavaScript. Me estuvo contando que se había aburrido de hacer temas de WordPress desde cero y ahora trabajaba en una empresa programando en React. Sí, señora, me quito el sombrero.

Feliz en WordCamp Brighton

Feliz y emocionada, en WordCamp Brighton

Parecerá una tontería, pero para mí fue muy emocionante participar como voluntaria en WordCamp Brighton. Más allá de la emoción propia de participar en un evento de WordPress, que ya de por sí, a mí siempre me toca la fibra sensible, esta vez era muy especial. Iba a recibir instrucciones para poder colaborar y, muy importante, tenía que enterarme de lo que me estaban pidiendo. Fue como una yincana: vive tu propia aventura.

En la WordCamp toda la comida era vegana. Estaba todo buenísimo, espectacular.

Uno de mis cometidos fue ponerme delante de las mesas de la comida para que nadie empezara a comer antes de la hora. Emma Quinlan, una de las organizadoras, me dijo que yo podía comer en el primer turno, a las 12, para estar liberada en el segundo turno, a las 12:30h, porque tenía que dar algunas indicaciones sobre la comida a los asistentes, para agilizar que todos se sirviesen sin problemas. Tuve que pedirle a Emma que me confirmara si la había entendido bien, porque me imaginé haberme equivocado y ponerme a comer cuando no me tocaba y me habría dado bastante vergüenza. Estas cosillas son muy entretenidas cuando no entiendes el idioma perfectamente, a mí me encanta esta sensación de que las cosas más cotidianas se vuelvan un poco difíciles.

Algo que me gustó mucho es que la comida que sobró, el personal del Clarendon Center (que se encargó del catering) lo puso en tuppers de papel para que la gente pudiera llevárselo a casa y no hubiera que tirarlo.

Ambos días hubo merienda, con fruta y pastelitos, aunque no hubo nada para comer por la mañana, hasta las 12. Si tuviera que decir algo, propondría algo para desayunar (o almorzar) porque la gente llega a la hora de la comida con un hambre voraz.

Merienda

Merienda

Algo genuino de la WordCamp Brighton, que yo no había visto nunca antes en una WordCamp, fue el track de videojuegos: una sala para ir a jugar.

Había un montón de consolas para jugar, y encima de las mesas también había juegos de mesa. Le pregunté a Neil si los que lo habían montado eran patrocinadores de la WordCamp y me dijo que no, que lo habían contratado ellos porque sabían que a la gente que normalmente acude a las WordCamp también les gustan los videojuegos. Una sala para descansar de las ponencias o el networking, como puede ser la sala en silencio (que también habilitaron, con sofás y todo).

Entre los asistentes estaba por allí el famoso WordCamper Remkus de Vries. Estuve charlando con él sobre las WordCamps en España y recordé lo que me comentó en WordCamp Bilbao sobre el mansplaining, el código de conducta y la fundación de la WordCamp Europe.

Remkus de Vries, de azul

Otra cosa única de esta WordCamp, fue el Helpful Hut. En este estand estaba Jenny Wong, ayudando a la gente a saber si su web estaba del todo actualizada: WordPress, plugins, tema, versión de PHP y certificado SSL. El proyecto Servehappy es una iniciativa de WordPress para que todas las webs tengan siempre las últimas versiones, por velocidad de carga de la página y por seguridad. En definitiva, por un mejor aprovechamiento de los recursos disponibles.

Luna Carmona, en su ponencia, explicó cómo utiliza WordPress en la organización sin ánimo de lucro para la que trabaja, en Glasgow, y cómo ha creado una comunidad con su público, gracias a la web y otros canales de comunicación más directos, como las redes sociales.

Para acabar la jornada, tuvimos el clásico cierre con un panel sobre el futuro de WordPress, en el que participaron algunas personas muy importantes del escenario WordPress actual, como Tammy ListerAlain Schlesser.

Panel El futuro de WordPress

Panel sobre el futuro de WordPress

Antes de irnos, Laura Nelson nos recordó que al día siguiente trajéramos la taza para el café y la botella para el agua que venía en la bolsa de swag. Pudimos servirnos durante todo el día y la verdad es que se agradece bastante.

Trae tu taza

Laura Nelson

Por la noche me fui a cenar con Piccia.

Piccia fish-and-chips

Donde fueres haz lo que vieres

Segundo día de ponencias

Algo que me gustó mucho es que los talleres fueron realmente talleres, de los de aprender haciendo. En esta foto se puede ver a Francesca Marano entregando a los asistentes unas fichas para cumplimentar. Lo digo porque a veces se confunde «taller» con «charla práctica».

Francesca Marano

Francesca Marano: Taller sobre el Plan de Negocio

Si hay algo especialmente reseñable en esta WordCamp es el diseño de Matthew Burleton. Sencillamente, para mí es el mejor diseño gráfico para una WordCamp que he visto hasta la fecha (a pesar del color púrpura).

Matthew Burleton

Matthew Burleton en su charla

El segundo día de ponencias acabó bastante arriba, con un panel con mujeres empresarias, explicando cómo puedes escalar y crecer en tu negocio. Muy inspirador. Me encantó sobre todo escuchar a Meg Fenn, congeniamos mucho en la cena de ponentes del jueves porque a ambas nos encanta reír y nos lo pasamos pipa. Pero también disfruté mucho escuchando a mujeronas de la talla de Marieke van de Rakt (Yoast) o Louise Towler (Indigo Tree).

Oí decir a alguien que los organizadores de la WordCamp trabajan duro muchos meses antes pero el día de la WordCamp quien realmente hace el trabajo importante son los voluntarios.

Contributor Day

En el Contributor Day estuve ayudando en temas de diseño tanto al equipo de Marketing como al de Core y fue una jornada bastante productiva. Fue un placer trabajar con Alex Denning, Carme Mias, Tommy Ferry y Edd Hurst. Gracias a los cuatro.

Tommy y Edd me encargaron una infografía para explicar el sencillo proceso que hay que seguir para poder contribuir al core de WordPress. Solo dio tiempo a ayudarles a estructurar y jerarquizar la información, cambiar algunas frases a un inglés más sencillo, cosas así. Pero les dije que se lo enviaría.

Alex me pidió un gráfico para mostrar las ventajas de actualizar la versión de PHP en el servidor. Tampoco me dio tiempo a hacerlo pero igualmente, pude pedirle que cambiara algunas palabras que eran complicadas, para que se puedan traducir a otros idiomas más fácilmente. A veces una pequeña ayuda es muy valiosa.

Carme me contó que es organizadora de la meetup de Glasgow y que tenía problemas para convocar a gente a sus reuniones. Le pasé mi plantilla de banner para anunciar las meetups. Ojalá consiga mejor difusión y pueda hacer crecer la Comunidad WordPressera en Glasgow.

Después de contribuir y hacernos la foto de equipo, nos fuimos al pub.

Me encantó charlar con Jeroen Rotty (es belga, y no me pidas decir su nombre correctamente, porque es complicadísimo), Tom Chute, y Sabrina Zeidan. Prometimos vernos en España y hacernos una ruta en bici. Por lo visto hay una vía muy chula para hacer en bici en la Sierra Norte de Sevilla, que se conoce hasta en Ucrania pero yo no tenía ni idea. ¡Se aprende un montón en las WordCamps!

Una vez más, muchísimas gracias a organizadores, los demás voluntarios, ponentes y asistentes, por una WordCamp inolvidable.